Bardo Thodol - El Arte de Vivir

Shri Devi:  Sarasvati en su version iracunda

Un Curso de Milagros, comparte algunas de ideas importantes de la filosofía (no-especulativa) y psicología budista—son meramente contraste y comparación—Las mas reconocidas son; sufrimiento, apegos, cesación del sufrimiento y el camino. UCDM al igual que el Budismo sustentan tecnologías de corrección de la percepción, apegos, el reconocimiento de la naturaleza ilusoria del mundo por medio de un tecnología llamada perdón que esta sustentada en una metafísica no-dualista.

He tenido el placer y honor de estudiar los talleres impartidos por el Maestro/Lama Lic. Tony Karam, Miembro fundador y Presidente de la Casa del Tibet CDMX.  Tony es un maestro altamente preparado y con gran trayectoria en la enseñanza y difusión de la cultura Tibetana.

Gracias

Adjunto la página por si les interesa mas información:

http://www.facebook.com/pages/Casa-Tibet-Mexico/113663573552



HISTORIA DEL BARDO THODOL

El Libro Tibetano de los Muertos o Bardo Thodol es el Libro del Arte del Morir tan importante como el Arte de vivir del que es su complemento.

El Libro Tibetano de los Muertos es un libro de instrucciones para los difuntos y para los moribundos, al igual que el Libro Egipcio de los Muertos (en realidad titulado Avanzando hacia la luz del Día o Peri Em Heru en Egipcio ) es una guía para el difunto en el periodo de su existencia actual (es decir muerto) en el llamado Bardo por los Budistas, un estado intermedio que simbólicamente dura 49 días (7x7) de duración entre una Muerte y un Nacimiento o Renacimiento.

Según la tradición Tibetana, el Bardo Thodol es una de las obras de Padma Sambhava (el fundador del Lamaismo) en el siglo VIII d.C. ocultadas en secreto a fin de preservarlas para futuras generaciones posteriores y que había de revelarse cuando el tiempo estuviese ’maduro’. Durante la persecución del Budismo por Langdarma a comienzos del siglo IX se escondió el texto con apropiadas ceremonias místicas, bajo las rocas, en cuevas y en innumerables escondrijos a fin de conservar a este y a innumerables libros del periodo prístino del Budismo Tibetano a fin de impedir su destrucción.

Debido a que la mayoría de los miembros de la Orden Budista murieron o fueron expulsados del Tibet, estas escrituras enterradas permanecieron allí donde se las había ocultado, muchas se recuperaron posteriormente en los siglos siguientes, denominándoselas Termas, termino derivado de la palabra Gter que significa "Tesoro" y a quienes descubrieron estos tesoros espirituales y propagaron sus enseñanzas se les llamo Tertones o "Reveladores del Tesoro".

Según una tradición se doto a ciertos discípulos de Padma Sambhava con el poder yoguico de reencarnar en el tiempo apropiado según lo determinase la astrología, a fin de recuperar esos libros junto con los tesoros ocultos con ellos y los requisitos necesarios para cumplir convenientemente los ritos descritos en los textos. Otra Tradición dice que los Tertons o Tertones son o fueron el propio Padma Sambhava en múltiples reencarnaciones.

El nombre Bardo Thodol significa la ’Liberacion mediante la Audición en el Plano Postmortem’, y trata el ciclo total de la existencia sangsarica, es decir fenoménica, entre la muerte y el nacimiento.

Por tanto los conceptos de karma y renacimiento son aceptados como leyes esenciales. El Libro recorre las experiencias de la conciencia en el Bardo durante cuarenta y nueve días, según la Tradición Budista.

La Ceremonia Mortuoria como es celebrada sigue las siguientes fases descritas muy escuetamente (extracto sacado del Libro Tibetano de los Muertos de W.Y.Evans Wentz) "Cuando los síntomas de la Muerte se completan se arroja una tela blanca sobre el rostro del cadáver y nadie toca el cuerpo para no interferir en el proceso culminante de la muerte que termina solo con la separación completa del cuerpo bardico de su contra-parte terrenal, un proceso que suele durar entre 3 y 4 días, a menos que asista un sacerdote llamado el hpho-bo o ’extractor del principio de la conciencia’, a pesar de esto el difunto ordinariamente no despierta al hecho de la separación terrenal hasta expirado este lapso temporal. El hpho-bo después de aposentarse en una silla ordenando el cierre de puertas y ventanas y de alejar a los parientes que se lamentan, empieza su servicio consistente en un canto místico que contiene directivas para el espíritu del difunto a fin de que encuentre su camino hacia el Paraíso Occidental de Amithaba (también el Reino de los Muertos Egipcio se hallaba en el ’Bello Occidente’) y de esa manera escape, si su karma se lo permite, del indeseable Estado Intermedio (el Bardo). Este estado intermedio se considerable indeseable desde el punto de vista de que el principio de conciencia del difunto no ha podido aprovechar la oportunidad de liberarse de la cadena de Nacimientos y Muertes que le ofrece el primer estadio (Chikhai Bardo) como se vera mas adelante.

Después examina la coronilla del cadáver en la línea de la sutura sagital, para determinar si el espíritu partió de allí. En caso de que no hubiese cuerpo terrenal debido a algún accidente, el lama se concentra mentalmente en el difunto, imagina que esta presenta y realiza la ceremonia descrita que dura usualmente una hora.
Mientras tanto el tsi-pa o lama astrólogo habiéndose dedicado a realizar un horóscopo mortuorio decide según este, que personas pueden acercarse y tocar al cadáver, el tiempo y la modalidad del funeral, y la clase de ritos que hay que celebrar en beneficio del fallecido. Los modos budistas de disponer del cadáver son los mismos que los de la tradición hindú, es decir la inhumación o entierro, el sepelio en el agua, al aire libre en donde el cadáver es devorado por los pájaros carroñeros, o por cremación. Correspondiendo estas cuatro modalidades a los Cuatro elementos (tierra, agua, aire y fuego).
Posteriormente el cadáver es atado en postura sedente o embrional y colocado en uno de los rincones de la cámara mortuoria. Se invita a los parientes y amigos a reunirse en casa del difunto y se les alimenta y aloja hasta que se dispone del cadáver, al mismo tiempo también se le ofrece al difunto una parte de todo alimento sólido y liquido de cada comida colocándolo en un cuenco frente al cadáver, renovándose periódicamente. Al ser trasladado el cadáver hasta su destino final, se le sustituye con una efigie del difunto en el rincón donde el cadáver ocupara su posición y de esa forma se le continua ofreciendo alimento hasta expirar los cuarenta y nueve días del bardo. Mientras se cumplen los ritos funerarios, incluyendo la lectura del Bardo Thodol, en la casa del difunto o en el lugar de la muerte, otros lamas cantan, relevándose todo el día y toda la noche para conseguir que el difunto alcance el Paraíso Occidental de Amitabha. Después del funeral, los lamas que leen el Bardo Thodol vuelven a la casa de la muerte una vez por semana hasta concluir el día cuadragésimo noveno del Estado Intermedio. Al terminar los ritos funerarios la efigie es quemada ceremoniosamente con la llama de una lámpara alimentada de manteca, dándose un adiós final al espíritu del difunto. El destino post-mortem que el difunto encontró se determina por el color de la llama y el modo en que esta se agita."

Estos ritos mortuorios tienen un parecido excepcional con los ritos mortuorios egipcios, como la efigie del difunto con la estatua de Osiris (o difunto), la lectura del Bardo Thodol a la efigie con la lectura del Libro Egipcio de los Muertos a la estatua de Osiris guiando al viajero al reino que esta mas allá de la muerte, la restauración del principio de la conciencia después del ’desmayo’ que sigue inmediatamente a la muerte y el acostumbrar al difunto en su nuevo medio ambiente según ambos libros, el ’pesaje del alma’ por la Divinidad Tibetana de Dharma-Raja o Shinje-chho-gyal (Rey de los Muertos), quien sostiene un espejo donde el ’alma’ se ve en su completa desnudez mientras su siervo Shinje va colocando ante él guijarros negros y blancos de forma parecida al pesaje Egipcio del Corazón del difunto con la pluma de la Diosa de la Verdad y la Justicia o Maat, ambos supervisados por el Dios de la Sabiduría, el Mono Shinje en el Bardo Thodol y el Dios Thoth (con cabeza de Mono o acompañado de el) en la versión Egipcia. Probablemente los ritos mortuorios Budistas tienen una procedencia mucho mas antigua, según el doctor L.A. Waddell es esencialmente un rito Bon Pass (la religión animista que prevalecía en el Tibet antes de la llegada del budismo y que posteriormente se ’alimento’ de el), y probablemente ambos textos por sus coincidencias significativas y múltiples similitudes compartan una línea de incalculable antigüedad.

Curiosamente una de las características de este Libro es que a diferencia de otros es un libro de iniciación al revés, es decir prepara al ’alma’ o mejor dicho al principio de la conciencia para un descenso en el ser físico, contrariamente a los usuales libros de otras religiones que preparan al ser vivo para el hecho de la muerte. 

Y desde esta perspectiva paso a describir un resumen de las divisiones del Bardo y las experiencias del difunto como son descritas en el libro de Evans Wentz:

EL PRIMER BARDO
El primer Bardo, llamado Chikhai Bardo o "Estado Transitorio del Momento de la Muerte" es el que ocurre inmediatamente después de la muerte, cuya duración es entre 3 días y medio a cuatro como se ha descrito anteriormente. En este estado aparece la Clara Luz, primero como pureza primordial, posteriormente el percibiente, incapaz de "reconocerla", es decir incapaz de aferrarse y de permanecer en este estado (debido a su karma) de mente inmodificada la percibe como oscurecida. Cuando termina este Bardo, el difunto despierta al hecho de la Muerte, es decir se hace consciente de su cambio de estado, y empieza a experimentar el Segundo Bardo llamado Chonyid Bardo o "Estado Transitorio de la Realidad".

EL SEGUNDO BARDO
El difunto se halla bajo la ilusión (a menos que sea un iniciado, y que haya despertado la conciencia ante los distintos cambios de estado y sea capaz de discernir) de que aunque muerto, todavía posee un cuerpo de carne y sangre, se le aparecen visiones simbólicas creadas por sus propios reflejos karmicos motivadas por las acciones y pensamientos que creó cuando se hallaba en su estado de conciencia física, el contenido de su conciencia perteneciente a su personalidad se le revela ahora de una forma poderosísima. Cuando el difunto va percatándose de que en realidad no POSEE un cuerpo físico ’real’ empieza a desarrollar un avasallante DESEO de poseer uno y al hacerlo entra inmediatamente en el Tercer Bardo.

EL TERCER BARDO 
denominado Sidpa Bardo o "Estado Transitorio del Renacimiento", que termina cuando el principio de la conciencia renace en el mundo humano o en algún otro mundo. 

Las Visiones por las que atraviesa el difunto en el paso del estado intermedio, de Deidades Pacificas y Deidades Iracundas no son mas que el reflejo de su propio contenido mental, 

de esta forma un Budista observaría a través del Bardo deidades del Panteón Budista, mientras que un Cristiano o Musulmán tendría sus correspondientes visiones características de su propio panteón, sea de divinidades o de influencias angelicales en el caso de las religiones monoteístas. 

CONCLUSIONES
Antes de dar por finalizado este apartado mortuorio paso a describir las enseñanzas fundamentales del Budismo sobre las que supuestamente se basa el Bardo Thodol (según la escuela Budista Norteña). 

Que todas las condiciones, estados o ’reinos’ posibles de la existencia sangsarica no son sino fenómenos y que estos fenómenos son transitorios y por tanto ilusorios e irreales y no existen mas que en la mente sangsarica que los percibe. Que en realidad no existen tales seres como dioses, demonios, espíritus y criaturas sensibles, todos son por igual fenómenos que dependen de una causa y que esta causa es un anhelo o sed de sensación de acuerdo con la inestable existencia sangsarica. 

Que mientras esta Causa no sea vencida por la Iluminación o por la disipación de la Ignorancia, el ciclo de Nacimientos y Reencarnaciones perdurara... 

Que la existencia post-mortem es tan solo una continuación, en otras condiciones de la existencia fenomenal física y que ambos estados son karmicos. - Que la naturaleza de la existencia entre la muerte y el renacimiento las determina las acciones precedentes del ser en cuestión. - Que el estado post-mortem se parece o es una prolongación del estado onírico, lleno de visiones alucinatorias directamente resultantes del contenido mental del percibiente. - Que la Iluminación es el estado que evita la Rueda de Nacimientos y Muertes y que tal Iluminación resulta de realizar o captar la irrealidad del sangsara o existencia posible tanto en vida como en el estado conocido como muerte y que el despertar de la conciencia o el control de los procesos del pensamiento o capacidad de concentración es esencial para alcanzar el Recto Conocimiento y que tal instrucción puede lograrse mejor bajo la guía de un Guru o maestro humano y uno de sus mas importantes es el Buda Gautama. Que tal emancipación proviene de la Realización del Nirvana que es un ’estado’ no sangsarico y es la verdadera Realidad y la finalización del Dolor y Sufrimiento. Quizás podría realizarse una reflexión final, que la Muerte en Realidad no existe.


- Fuente : jesusagrario
Tomado de: http://www.buddhachannel.tv/portail/spip.php?article3204