Terapeuta

"...una enfermedad, apunta con suficiente claridad a la forma de rencor que ésta representa..."

Sin embargo, ver esto no logrará la sanación. Esta es alcanzada únicamente gracias a un reconocimiento; sólo el perdón cura el rencor, y sólo el rencor puede dar lugar a la enfermedad. Este reconocimiento es la meta final de la psicoterapia. ¿Como se alcanza esto?

El terapeuta ve en el paciente todo lo que no ha perdonado en sí mismo, y así recibe una nueva oportunidad de contemplarlo, de abrirlo para reevaluarlo y perdonarlo. 

Cuando esto ocurre, ve sus errores como idos a un pasado que ya no está aquí. Hasta que hace esto, sólo puede ver el mal acosándolo aquí y allá. 

El paciente es la pantalla sobre la que se proyectan todos sus errores, permitiéndole así dejarlos marchar. 

Si decide retener una sola mota de error en lo que mira, su liberación es parcial y no será segura.