Lección 184

EL NOMBRE DE DIOS ES MI HERENCIA.


La lección 184 habla sobre la importancia de utilizar los símbolos del mundo y darles un nuevo enfoque. La metafísica del Curso enseña que nada aparte de Dios existe, y que no creo el mundo y que todo aquí es irreal... y mientras que es verdad, eso no quiere decir que no hagamos nada aquellas personas que necesitan ayuda o incluso no quiere decir tengamos que olvidarnos de las cosas que nos gustan... 

Está hablando de aprender un nuevo enfoque.. Una nueva manera de interpretar al mundo... esto no debe confundirse con el nihilismo... La creencia de que nada existe y que por lo tanto no hay nada que hacer. Esto sería ir en contra del mensaje del Curso... Los teólogos erraron, por ejemplo, al interpretar el budismo como una doctrina nihilista por sus aseveraciones sobre el vació y la inexistencia de un creador y un Atman (alma). Los estudiantes del Curso, algunos, se han confundido con estas líneas de la lección 23. 

No se nos esta pidiendo que negemos la existencia del mundo simplemente se nos recuerda que en el nivel metafísico o absoluto de la no dualidad el mundo es irreal y depende de un observador. 


El mundo es ilusorio y no existe desde la perspectiva no-dualista del Curso. Pero para nosotros que estamos en la dualidad tenemos que simplemente cambiar el propósito en nuestras mentes sobre la función del mundo. O lo usamos para atacar, o bien, se convierte en el salón de clases para completar nuestras lecciones de perdón.  Ken Wapnick
L-184.9. Sería en verdad extraño si se te pidiese que fueses más allá de todos los símbolos del mundo y los olvidaras para siempre, y, al mismo tiempo, se te pidiera asumir una función docente. Todavía tienes necesidad de usar los símbolos del mundo. Mas no te dejes engañar por ellos. No representan nada en absoluto, y éste será el pensamiento que en tus prácticas te liberará de ellos. Los símbolos no son sino medios a través de los cuales puedes comunicarte de manera que el mundo te pueda entender, pero reconoces que no son la unidad en la que puede hallarse la verdadera comunicación.
L-23.2. Si la causa del mundo que ves son los pensamientos de ataque, debes aprender que ésos son los pensamientos que no deseas. De nada sirve lamentarse del mundo. De nada sirve tratar de cambiarlo. No se puede cambiar porque no es más que un efecto. Pero lo que sí puedes hacer es cambiar tus pensamientos acerca de él. En ese caso estarás cambiando la causa. El efecto cambiará automáticamente. 

Regresar a la lección 23

En la lección 23, Jesús nos advierte 3 cosas:
1. De nada sirve lamentarse del mundo. 
2. De nada sirve tratar de cambiarlo. 
3. No se puede cambiar porque no es más que un efecto.